Seamos sinceros, somos una sociedad que ama dejar todo para el último minuto, lo que nos causa estrés y ocasionalmente algunas enfermedades que inhabilitan a los trabajadores a realizar sus labores en tiempo y forma o incluso a asistir al trabajo.

Te voy a contar de las 5 más comunes.

 

Gastritis

Es conocido que nuestro país tiene una cocina deliciosa, pero muy grasosa. Nuestros trabajadores pasan el día en las instalaciones y cuando es momento de alimentarse no lo hacen con la más alta calidad y normalmente comen taquitos, tortas y garnachas lo que genera un problema gastrointestinal. Comenzando con dolor y quizá estreñimiento o diarrea, para después desencadenarse en una úlcera muy escandalosa.

 

Enfermedades respiratorias

Todos nuestros trabajadores son diferentes, algunos tienen una mayor resistencia a las temperaturas bajas y otros no, por lo cual es común que se presenten este tipo de enfermedades, con los climas tan variados que tiene el país es muy difícil no encontrarse sujeto a cambios bruscos de temperatura, ahora con el aire acondicionado que crea un clima más seco, puede ser peor. La gripe es un ejemplo claro y sabes que se convierte en algo viral si no se trata a tiempo.

 

Te podría interesar: EL EMBARAZO EN EL AMBIENTE LABORAL

 

 

Fatiga postural

Mientras más tiempo pasan tus trabajadores en la oficina es normal que ese tiempo se encuentren sentados. Con el paso de las horas a lo largo del día se presenta una fatiga en músculos y huesos, si no se presta atención podría desarrollarse problemas de columna o incluso artritis.

 

Síndrome del túnel carpiano

Este síndrome es casi exclusivo de los trabajadores de oficina, el movimiento de la muñeca que se hace sobre la computadora por largos periodos puede causar fatiga en las manos y problemas de movilidad desde el codo hasta la muñeca.

 

Estrés

Aunque podemos pensar que no es una enfermedad como tal, si se considera así.
El estrés es un estado permanente de alerta del cuerpo, que puede llegar a confundir al sistema nervioso y alterarlo muy gravemente. El estrés puede llegar a un nivel crónico que si empeora desencadenaría una pérdida de apetito, anemia, caída de cabello y depresión.

Podemos evitar que nuestros trabajadores se enfermen o desarrollen algún padecimiento de una forma muy sencilla y segura. A través de la implantación de un médico en nuestras instalaciones que ayuden a verificar la salud de todos los colaboradores.

Agenda una asesoria